fbpx

La toxina botulínica es una proteína natural purificada que relaja los músculos faciales. Se inyecta en pequeñísimas dosis donde existen arrugas de expresión, como en el entrecejo, para conseguir la eliminación o atenuación de las mismas y prevenir la aparición de nuevas arrugas.

La toxina botulínica, en este caso, no es un material de relleno, por lo tanto no elimina las arrugas mediante el aporte de volumen, sino que actúa sobre los músculos de la cara relajándolos y disminuyendo el impacto de las contracciones en la piel. Actúa devolviendo la tersura y luminosidad al rostro, manteniendo una expresión facial natural.

La infiltración de toxina botulínica, es este caso es un tratamiento seguro que en EEUU se utiliza desde hace casi 20 años con resultados excepcionales y que no requiere prueba de alergia. Se administran dosis muy pequeñas y no se acumula con los años. Los efectos son siempre temporales y reversibles.

Casos de Éxito

SOLICITAR VALORACIÓN

Contáctanos para agendar una cita de valoración.
TOP